Lenguaje Corporal: Significado de las Emociones

Los gestos y las emociones

Tristeza

La tristeza y la agonía en el rostro y en las expresiones vocales, evolutivamente hablando, sirven para llamar y pedir ayuda a los demás. El apoyo social, el cuidado de amigos y familiares, son curativos. Estas expresiones son involuntarias, no intencionales, pero una de sus funciones evolutivas es hacer que otras personas vean las expresiones, sienta preocupación y ofrezcan ayuda. Otra de las funciones de la expresión de la tristeza es enriquecer la experiencia de lo que ha significado la pérdida. Otra función de la tristeza es permitir a la persona armarse de sus recursos y conservar su energía. Vale la pena señalar que no todo el mundo quiere ser ayudado cuando está triste o angustiado. Algunas personas desean retirarse, estar solas, para no ser vistos en ese estado. Puede que estén avergonzadas por ser débil o indefensas, avergonzadas por haber sido tan dependientes de otra persona. Hasta puede que se enorgullezcan de no mostrar nunca una emoción desagradable y en lugar mostrar una “buena cara”. Pero el hecho de que alguien no quiera mostrar sus sentimientos no significa que tendrá éxito.

 

Miedo

Las expresiones faciales cuando estamos preocupados de algún daño inminente, o asustados si la amenaza es grave, notifica a los demás que la amenaza está al acecho, advirtiéndoles para evitar el daño o reclutándolos para que nos ayuden a hacer frente a la amenaza. Si aparentamos estar preocupados o miedosos cuando alguien nos ataca (o está a punto de atacarnos) puede causar que el atacante de marcha atrás, convencido de que no seguiremos haciendo lo que lo provocó al inicio, por supuesto que no siempre puede ser este el resultado. Un atacante en busca de una víctima fácil puede interpretar una expresión de miedo como una señal de que no vamos a luchar y será fácilmente superado. Asimismo, los signos de nuestro pánico deben motivar a otros a ayudar o tranquilizarnos.

 

Sorpresa

Mientras que la sorpresa sí es una emoción, no lo es el susto, a pesar de que muchas personas intercambian y confunden una con otra. Ellas no tienen el mismo aspecto físico, la expresión del susto es el opuesto exacto de la expresión de la sorpresa. Por ejemplo, si disparo una pistola al aire, casi inmediatamente surge el susto donde inmediatamente los ojos se cierran (en la sorpresa se abren completamente), las cejas bajan (en la sorpresa las cejas se levantan), y los labios se tensan y extienden (en la sorpresa la mandíbula cae abierta). En todas las otras expresiones emocionales, la expresión más extrema se asemeja a una expresión moderada de dicha emoción, mostrando contracciones musculares más intensas. La furia es una expresión más intensa que la ira, el terror que el miedo, y así sucesivamente. La diferencia en las expresiones de susto y sorpresa implica que estar asustados no es simplemente un estado más extremo de sorpresa.

 

Ira

La ira informa a otros del problema. Como todas las emociones, la ira tiene una señal, una señal poderosa tanto en el rostro como en la voz. Si otra persona es la fuente de nuestra ira, nuestra expresión de enojo le transmite a esa persona que lo que él o ella que lo que está haciendo es inaceptable. Puede ser útil para nosotros que los demás reconozcan nuestra ira, no siempre, por supuesto, pues la naturaleza no nos equipa con un interruptor para activar o desactivar cualquiera de nuestras emociones en las ocasiones en que desearíamos tenerlas o no tenerlas.  

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ingrese los caracteres *