miedo

PRESIDENTA EN HARVARD

CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER EN HARVARD

Estudio de la Comunicación No Verbal

 

En el video se han marcado la mayor parte de los gestos. No es necesario saber CNV para darse cuenta que el clima fue tenso. He notado también gestos de fastidio en los estudiantes que realizaban las preguntas.

 

 

Respecto a la presidenta, sus emociones fueron variando, desde el miedo al inicio, luego el disgusto, el desprecio y el enojo. Una característica importante de la Presidenta es el movimiento que realiza cuando termina la respuesta, ya sea alejándose del estrado o bien girando su cuerpo para el lado contrario al de su interlocutor. En general esto indica el deseo de cortar el contacto visual. En principio es un gesto emotivo, pero las personas lo realizamos muchas veces de forma consciente cuando queremos cortar el diálogo.

 

Esto me hace llegar a la conclusión que su enojo fue cada vez mayor, hasta el punto de realizar gestos y movimientos conscientes de desprecio. Respetando lo que llamamos en CNV “la norma”, esto coincide con los comentarios cómo “si estás acá no hables del cepo”, “te olvidaste la pregunta”, o “yo no tengo nada que ver que seas de El Salvador”.

Apenas empieza el video, cerca de los 8 segundos, encontramos la expresión facial del miedo. Es un miedo leve y controlado. Luego coloqué en cámara lenta, como “migra” hacia el enojo. Al respecto, dice Paul Ekman: “No es raro experimentar miedo e ira en rápida sucesión. No hay evidencia científica certera acerca de si somos capaces de experimentar dos emociones en el mismo instante, pero en la práctica puede no importar. Podemos alternar entre el miedo y la ira (o cualquier otra emoción) tan rápidamente que los sentimientos se fusionan. Si la persona que nos amenaza parece ser más potente o fuerte que nosotros, es probable que sienta miedo en lugar de la ira, pero aún podemos, en ciertos momentos, o después de escapar, enfadarnos con la persona que nos ha amenazado. También podemos estar enojados con nosotros mismos por haber sentido miedo, si creemos posteriormente que deberíamos haber sido capaces de hacer frente a la situación sin miedo.”

 

Respecto al desprecio, el mismo sucede cuando nos sentimos superiores al otro, o bien, cuando aún siendo subordinados, sentimos que en algún aspecto somos mejores. El desprecio no es una emoción negativa, más bien para quien la experimenta, es agradable. Es desagradable para quien la recibe.

 

El desprecio a menudo está acompañado por la ira, una forma leve de ira, tal como molestias, aunque se puede sentir sin ira en absoluto. La ira también puede alternar con asco, si la persona asqueada está enojada porque le han hecho sentir asco.

 

Considero oportuno hacer una aclaración sobre el disgusto, que viene del asco, y no se relaciona tanto con el enojo. El disgusto es en general relacionado hacia los alimentos putrefactos, por ejemplo, pero también, y dependiendo de las cultural, se puede dirigir hacia las personas. Por ejemplo, un abusador infantil puede general asco o disgusto. En la sociedad occidental, el disgusto se dirige hacia las personas que no respetan la moral y las buenas costumbres.

 

 

Ing. Axel Persello

Link del Video: http://youtu.be/uWkzNf2ldjQ

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ingrese los caracteres *