TIPOS DE LENGUAJE

Quiero hacer una breve introducción al uso del lenguaje, y no me refiero al lenguaje del cuerpo, sino a la palabra en sí.

 

En los extremos, existen dos formas de utilizar el lenguaje:

1) LENGUAJE PRECISO

2) LENGUAJE VAGO

Adivinen cuál es el que utilizan la mayoría de los políticos? Si, efectivamente el lenguaje vago. No está mal ni bien. Ahora voy a dar algunos ejemplos de cada uno para que se entienda cuándo un orador deberá utilizar el preciso, o el vago.

 

LENGUAJE DE PRECISION

 

Esta herramienta es una piedra fundamental de la Programación Neurolingüística. Richard Bandler y John Grinder, Co-Creadores de la PNL lo describen con el nombre de METAMODELO o METALENGUAJE, debido a que es un lenguaje que ayuda a utilizar el lenguaje, de ahí la palabra META (que está en un nivel superior, término utilizado por Gregory Bateson).

 

El metamodelo ayuda a desafiar el mal uso que hacemos del lenguaje la mayoría de los mortales, y nos conecta con estructuras más profundas de nuestra experiencia. Entonces, partiendo de la base de que utilizamos el lenguaje para describir nuestras experiencias, durante este proceso cometemos ciertos actos conocidos como PROCESO DE DERIVACION:

 

ELIMINAMOS, DISTORSIONAMOS Y GENERALIZAMOS.

 

Sé que es medio engorroso el tema, pero al entenderlo se nos prende una lamparita que nos aclarará muchas cosas. Tomemos el ejemplo de un hombre que discute con su mujer. Esto se conoce como la EXPERIENCIA PRIMARIA.

 

A partir de allí este hombre utilizará el lenguaje para describir lo que le pasó a su mejor amigo. Dirá cosas como:

 

“Porque ella siempre quiere tener la razón y yo me pongo mal por eso”

 

Al parecer esta frase no tiene ningún error. Recordemos que en el colegio nos enseñaron semántica, sintaxis y gramática, y al parecer acá no estamos violando ninguna de esas reglas. Sin embargo, esta frase no está describiendo la EXPERIENCIA PRIMARIA, sino algo parecido, que se conoce con el nombre de ESTRUCTURA DE SUPERFICIE.

 

La gramática transformacional, cuyo padre es Noam Chomsky, sí que dedicó muchos años a estudiar estos procesos derivativos, y veamos por qué:

 

Cuando nuestro protagonista dice “ella siempre” está generalizando la experiencia. Es decir, de un caso, o un par de casos, está haciendo un total. Para entenderlo mejor, es como ir al supermercado, ver las hamburguesas y decir “Todo lo que tiene este supermercado me da hambre”, y sabemos que no es así porque el limpiavidrios no nos da hambre y sin embargo está en el supermercado.

 

Otra derivación que encontramos es cuando nos dice “tener la razón”. Acaso , que significa tener la razón?. Significa que quiere que le pidamos perdón?, significa que debemos enviarle un mail diciendo “tienes razón”?, significa que debemos callarnos la boca y mirar al piso?. El protagonista asigna un significado a un par de palabras que no queda claro para el oyente.

 

Y por último, termina la frase diciendo “me pone mal”, donde nuevamente vemos que podríamos interrogar sobre qué significa “ponernos mal”

 

Por eso, cuando realizamos presentaciones, muchas veces es necesario ser bien claros en el mensaje, y utilizar el lenguaje de precisión, o, algo que se da más, desafiar a la audiencia a que lo utilice, especialmente cuando respondemos preguntas. Por ejemplo, si alguien del publico nos dice

 

“Disculpe pero no entiendo lo que dice?”

 

Es una buena herramienta preguntar: “Específicamente, qué es lo que usted no ha entendido?” y verán como se aclara más la cosa, incluso hasta puede que la misma persona se autoconteste su duda.

 

LENGUAJE VAGO

 

El lenguaje vago es todo lo contrario, es un lenguaje que TRANSDERIVA, es decir, deriva intencionalmente las EXPERIENCIAS PRIMARIAS de los oyentes, haciendo parecer que todos tenemos las mismas experiencias.

 

Por ejemplo, yo podría decir:

 

“Todos los que estamos leyendo ahora sabemos muy bien lo que significa tener sentimientos agradables”

 

Nuevamente, parece ser algo que es cierto, porque de hecho lo es. Sin embargo, una experiencia agradable… qué sería?

 

Por ahora me conformo con hacer esta introducción, el orador debería utilizar el lenguaje vago, dado que conecta a las personas con sus propias experiencias. Facilita mucho la explicación, dado que no se enseña desde la lógica, sino desde el hecho de haber tenido esa experiencia. Ultimo ejemplo:

 

Vamos a suponer que estoy enseñando a ser más positivos en la vida, y lo voy a hacer de forma extremadamente vaga:

Diría algo como: “Todos sabemos que cuando hemos buscado la quinta pata al gato no nos fue tan bien como aquellas veces en donde confiamos en uestros propios recursos y nos dejamos llevar por nuestra propia intuición. estoy seguro que les habrá pasado de levantarse un día por la mañana y decirse…hoy voy a tener un gran día… y luego andamos por ahí tranquilos, y cuando llega la noche, miramos para atrás y descubrimos que realmente tuvimos un gran día. No es así?”

 

Bienvenidos al lenguaje vago!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ingrese los caracteres *